Monasterio benedictino de Santa Eufemia

Monasterio benedictino de Santa Eufemia

La iglesia prerrománica de Santa Eufemia fue construida en las murallas del Palacio, a lo largo de la parte septentrional en el siglo XI. En el año 1069, cuando el convento benedictino fue fundado, la ciudad estaba bajo el poder del rey croata Petar Krešimir IV. Después de ocho siglos el monasterio fue destruido por un incendio.

Afortunadamente, ha quedado la capilla del beato Arnir, arzobispo de Split del siglo XII, en la que Juraj Dalmatinac en 1444 dejó su caligrafía fácilmente reconocible, en el altar con relieve. 

Como testigo de la vida benedictina queda un elegante campanario construido en el siglo XVII. La capilla del beato Arnir durante la Navidad se convierte en un Belén, lugar de peregrinación de los ciudadanos de Split.

 
Compartir:

Destacado