Split en 3 días

Split en 3 días

Si está en Split tres días, tendrá más tiempo para descubrir todos los encantos de la ciudad bajo el monte Marjan. Además de explorar el Palacio de Diocleciano se puede disfrutar del estilo de vida de Split, una vida muy mediterránea y relajada, verdadera medicina para el estrés. Siéntese en la Riva o en una de las plazas de la ciudad como lo hacen los habitantes de Split, y disfrute su ritual de beber café por largo tiempo y de la charla interminable que es componente del espíritu urbano. ¡Sea parte de la ciudad!

No deje de dar un paseo por los barrios donde sigue vivo el espíritu de la antigua ciudad de Split, especialmente Veli Varoš y Radunica o Matejuška, puerto pesquero, donde sigue presente el espíritu de los amantes de Roko y Cicibela. Este es el Split de la época en que era una pequeña ciudad de 30.000 habitantes, en la que todos se conocían y de la que estaban enamorados de su propia identidad y de su patrimonio.

Reserve un día para visitar el monte Marjan, no sólo hasta el Belvedere, continúe a lo largo de los senderos de bosque ideal para todo tipo de actividades recreativas - caminar, correr, escalar, ir en bicicleta, y en verano, natación, kayak...
Se trata de un parque forestal en la parte occidental de la península de Split, desde hace mucho tiempo el símbolo más importante de la ciudad, como un guardián natural de la ciudad que está bajo él. Desde la antigüedad el monte Marjan ha sido el hogar espiritual de los residentes de Split, con sus antiguas iglesias, alguna de las cuales, como la del paseo del sur, está excavada en la roca. En cada lugar de Marjan encontrará la paz del ruido de la ciudad, y podrá disfrutar de la vista de Split y de sus alrededores, y de las islas más alejadas.

Marjan es también el hogar del museo más visitado de Split, la galería Ivan Meštrović y su Kaštilac con una valiosa colección de obras del escultor más famoso de Croacia.
Volviendo de Marjan hacia la ciudad, visite los museos de Split: el museo de Monumentos Arqueológicos de Croacia; el Museo Arqueológico, que guarda tesoros de tiempos antiguos. También debería visitar el Museo Municipal, el Museo Etnográfico, la Galería de Arte con una de las mayores colecciones de arte nacional e internacional del país, el Museo Marítimo en la Fortaleza Gripe, el Salón de la Fama del deporte de Split en donde se guarda la memoria deportiva que con sus numerosos éxitos han hecho de Split una metrópoli deportiva croata. Es posible visitar el estadio Poljud, en el que juega el club de fútbol más popular croata - Hajduk inaugurado en 1911, muy  orgulloso de sus trofeos y con el grupo de aficionados más antiguo de Europa - Torcida.

No se olvide de las numerosas iglesias, y de los monumentos destacados de la arquitectura religiosa, de la citada catedral de San Domnius (Duje), el monasterio de San Antonio en Poljud, la iglesia medieval de la Santísima Trinidad, la pequeña iglesia de San Martín en las murallas septentrional del Palacio, San Francisco próximo a Riva, la sinagoga del siglo XVI.
La estancia de tres días le dará la oportunidad de disfrutar de muchos restaurantes cuyas especialidades en los últimos años han hecho de Split uno de los más importante destinos gastronómicos de Croacia. También hay numerosos eventos, conciertos, festivales de música, cine y teatro, actuaciones en el Teatro Nacional de Croacia, cuyo programa está disponible en la página web de la Oficina de Turismo.
 

Compartir:

Reflejos

Apúntate al newsletter